ASECOR - Agrupación Sanvicenteña Empresarios del Corcho
Cluster del Corcho de Extremadura

Le Liège, un produit naturel

Liège et vin

Las posibilidades de cierre que se ofrecen a enólogos y bodegueros para el embotellamiento de sus productos se han incrementado sustancialmente en los últimos años. Materiales sintéticos derivados del petróleo (como el polietileno expandido o extruido), metales e incluso vidrio, constituyen algunas de las alternativas más comunes al corcho.

No obstante, ninguno de estos materiales alternativos puede igualar las características naturales del corcho ni ofrecer mejores resultados para la conservación, la mejora y la salubridad en la botella del buen vino.

El mejor compañero para el vino.

El corcho es el material que permite una mejor conservación y envejecimiento del vino en la botella:

  • Evita cualquier perdida de líquido.
  • No transfiere ningún sabor ni color al vino, siempre que no esté contaminado previamente. No existe el sabor a corcho en el vino.
  • Presenta los niveles de oxidación más bajos de todos los materiales ya que limita la pérdida de sulfurosos libres, y por lo tanto, alarga la vida del vino en la botella.
  • Ofrece el mejor comportamiento mecánico para su introducción y extracción.
  • Porque un producto natural, el vino, necesita de un compañero natural, el corcho.

La mayor garantía de seguridad alimentaría.

El corcho es el producto de cierre para el vino que se somete a los controles más estrictos para garantizar su calidad y seguridad alimentaría. El Código de Buenas Practicas Taponeras promovido por la Confederación Europea del Corcho (C.E.Liège) permite ofrecer desde 1999 un corcho y un tapón libres de contaminación y de las mejores cualidades físicas, calidad asegurada por la certificación anual SYSTECODE.

Un valor añadido para el vino.

El corcho es el cierre preferido mayoritariamente por los consumidores de vino, tanto en los países productores tradicionales como en los nuevos mercados. El tradicional sonido que produce el corcho al ser extraído, es considerado uno de los rituales más importantes en el consumo del vino. La generaciones jóvenes (por debajo de los 45 años) son las que muestran mayor aprecio por el corcho.

Un freno a la contaminación externa.

El corcho es el único tipo de cierre que ha demostrado científicamente impide la entrada de tricloroanisoles en la botella, por lo que el vino no se puede contaminar externamente en caso de que haya TCA en los lugares de almacenamiento.

El corcho no absorbe los cloroanisoles. Otros materiales, como la parafina, la madera, los plásticos derivados del polipropileno, las siliconas, los tapones metálicos forrados con componentes plásticos, el papel aluminio e, incluso, el papel plástico parafilm de propietileno, pueden transmitir al vino parte del TCA que absorben.

Liège et vin
Le liège, le meilleur allié du vin
Co®k Mark

Síguenos en twitter facebook

© ASECOR - Agrupación Sanvicenteña de Empresarios del Corcho.
Website by : CANALNET - soluciones integrales en comunicación